--- Image caption ---

 

Las personas de todo el mundo siguen uniéndose para hacer frente a un virus que está cambiando nuestra forma de vivir, de trabajar y de cooperar. Esto incluye a todas las personas: desde los médicos y enfermeros voluntarios que están brindando sus competencias médicas para hacer frente al virus, hasta los países que están compartiendo suministros médicos vitales y millones de dosis de vacunas para bloquear la trayectoria desenfrenada de la COVID-19. Sin embargo, la corrupción está infectando nuestra respuesta colectiva a esta devastadora pandemia y ningún país es inmune a ella. Dificulta nuestra capacidad para garantizar que todo el mundo tenga acceso a la vacuna, causando la pérdida de miles de vidas adicionales. En particular, la corrupción también está agotando recursos vitales que son necesarios para impulsar la recuperación socioeconómica de los países e intensificando la pérdida de nuestro mundo natural.

Las Naciones Unidas están ayudando a los países y a las comunidades a abordar las causas subyacentes de la corrupción, cuyo costo se estima en USD 2,6 billones por año (en inglés). La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción es el único instrumento mundial de lucha contra la corrupción que contribuye a la consecución de la Agenda 2030 fomentando la rendición de cuentas, la integridad y la transparencia. Estos principios son fundamentales en tiempos de crisis, no solo en el contexto de la COVID-19. Las Naciones Unidas también han creado un "Equipo de Tareas Mundial sobre Corrupción", presidido conjuntamente por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés), el Departamento de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz (DAPCP) de las Naciones Unidas y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que fortalecen el enfoque Una ONU para apoyar a los países en la prevención y la lucha contra la corrupción. Cabe señalar también una iniciativa del PNUD, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria (conocido como "Fondo Mundial") para fortalecer la integridad de los sistemas de salud y promover la cobertura sanitaria universal (en inglés).

El nuevo Plan Estratégico 2022-2025 del PNUD compromete a la organización a ayudar a crear instituciones estatales inclusivas resilientes a la corrupción y al abuso de poder, basadas en los principios de integridad, transparencia y rendición de cuentas. La nueva generación de apoyo a la lucha contra la corrupción del PNUD está ayudando a los países a aprovechar el poder de la tecnología y la innovación para impulsar las iniciativas contra la corrupción. Por ejemplo, está capacitando a comunidades de Uganda y Sri Lanka para que utilicen herramientas digitales con el fin de incorporar la integridad y la transparencia en la gestión de los recursos ambientales. En Ucrania, una nueva plataforma electrónica respaldada por el PNUD está aumentando la transparencia en las adquisiciones públicas. También estamos ayudando a garantizar que más personas puedan denunciar este flagelo, desde la juventud de Bangladesh hasta los ayuntamientos de Fiji (enlaces disponibles en inglés).

El PNUD está empeñado en garantizar la transparencia, la rendición de cuentas y la autorreflexión y el aprendizaje permanentes con el apoyo de evaluaciones y auditorías independientes. Abordamos de forma proactiva todas las cuestiones identificadas a través de sistemas de fiscalización independientes. Nos esforzamos por fortalecer continuamente nuestro desempeño en consonancia con los más altos niveles de excelencia que el PNUD se ha fijado y trabajamos arduamente para ayudar a nuestros asociados a hacer lo mismo. Como parte de estos esfuerzos, el portal en inglés open.undp.org ofrece al público acceso a datos sobre más de 10.000 proyectos del PNUD. De hecho, el Índice de Transparencia de la Ayuda de 2020 (en inglés) calificó al PNUD con una puntuación de 96,6 sobre 100, lo que supone un aumento de 1,2 puntos desde la publicación del último Índice en 2018.

Todas las partes interesadas -desde los Gobiernos, las Naciones Unidas y el sector privado hasta la sociedad civil, los medios de comunicación y los particulares- tienen derechos y responsabilidades cuando se trata de abordar la corrupción. En un momento en que los países y las comunidades necesitan miles de millones de dólares para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el PNUD se compromete a ayudar a los países a erradicar la corrupción en todos los aspectos de la sociedad. Hacerlo contribuirá a movilizar valiosos fondos para el desarrollo hacia esferas críticas, desde la ayuda a las comunidades vulnerables para adaptarse y responder a nuestra crisis climática, hasta apoyar los esfuerzos para proteger y restaurar nuestro mundo natural y promover iniciativas innovadoras para llevar el suministro de energía limpia y asequible a millones de personas. Unidos contra la corrupción, podemos acelerar el impulso global necesario para abordar los complejos retos del desarrollo a los que se enfrenta nuestro mundo.

...

El tema del Día Internacional contra la Corrupción 2021 es "Tu derecho, tu desafío: dile no a la corrupción". Utiliza el hashtag #NoALaCorrupción para participar en el debate.

Icon of SDG 16

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Argentina 
Ir a PNUD Global