El abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes (NNyA) es una de las vulneraciones más graves de derechos contra la niñez y adolescencia y constituye un problema social, de salud y de justicia. Este protocolo busca establecer criterios de trabajo y una metodología consensuada en materia probatoria respecto de los delitos


 

El Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES) con el apoyo de la Embajada del Reino de los Países Bajos y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha llevado adelante el Proyecto “Protocolo modelo para la recolección, resguardo, preservación y cadena de custodia de evidencia biológica en casos de abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes”.

El objetivo de este protocolo es promover prácticas de protección de los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes (NNyA) víctimas de abuso sexual a través del fortalecimiento de los estándares de levantamiento y cadena de custodia de evidencia genética, biológica y no biológica vinculada a delitos de abuso sexual que sirva de apoyo a los profesionales de salud y a fiscales en la investigación de ese delito.

Aspiramos a que sea una herramienta que permita el trabajo articulado de la dimensión judicial y el área de salud, a la hora de abordar casos de abuso sexual contra NNyA en general y sobre la toma, recolección, resguardo y preservación de la evidencia biológica en particular.

Mediante un diagnóstico de situación previo, realizado entre 2019 e inicios de 2020, que incluyó la revisión de protocolos provinciales y otras herramientas institucionales, surgió la necesidad de contar con estándares más uniformes y rigurosos para la recolección, el resguardo y la preservación de la cadena de custodia de la evidencia biológica o genética en los casos de abuso sexual contra NnyA. A partir de esto nos dimos a la tarea de convocar a expertos y elaborar un protocolo.

Para esta tarea, primero se realizaron entrevistas a actores del poder judicial, péritos y profesionales de la salud para conocer cómo era en la práctica el abordaje de toma de prueba biológica para delitos de abuso sexual con NnyA. También participamos de webinarios con expertos en las materias. Y se sistematizaron los protocolos provinciales y revisaron protocolos de otros países sobre esta materia.

Luego se elaboró una primera versión de protocolo que fue sometida a rondas de discusión y validación con peritos, profesionales de la salud y fiscales junto con otros actores del ámbito justicia.

Finalmente, luego de ese arduo proceso se arribó a la versión final del Protocolo modelo para la recolección, resguardo, preservación y cadena de custodia de evidencia biológica en casos de abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes.

Icon of SDG 10 Icon of SDG 16 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Argentina 
Ir a PNUD Global