Un plan de agricultura familiar para Jujuy

Cultivos que mejoran la dieta y conservan el saber de las comunidades.

Bien al norte de la República Argentina, se encuentra Jujuy, provincia cuyo enorme acervo cultural y prácticas tradicionales, prevalece entre las comunidades que habitan la Región Noroeste de Argentina -NOA-.

Aspectos destacados

  • El Proyecto benefició en forma directa a 996 familias campesinas e indígenas de Jujuy.
  • Dejó capacidades instaladas y fortalecidas en la administración pública y en los beneficiarios.
  • Propuso exitosamente, un plan de créditos y subsidios a comunidades con pocos recursos.
  • El recupero actual de los créditos otorgados alcanza a un 70 %.

Producto de siglos de tradición e historia, la Agricultura Familiar conforma uno de los rasgos distintivos propios de la región, y la actividad productiva de mayor importancia. Más de 12.500 familias campesinas e indígenas la practican, involucrando el 81% de las unidades productivas, las cuales a su vez, representan el 31% de la superficie cultivada, y aportan el 24% del Valor Bruto de la Producción.

Atendiendo a la relevancia de esta actividad productiva, fundamental para la vida de las comunidades locales, el Gobierno de la provincia de Jujuy, a través de su Ministerio de la Producción, puso en marcha el Plan de Agricultura Familiar. En ese marco, el PNUD Argentina a través del proyecto PNUDARG12018, apoyó el Programa para el Desarrollo Productivo y Social de la Agricultura Familiar (PRODEAF). Durante el período 2012-2013, el proyecto trabajó en el  fortalecimiento de capacidades técnicas y administrativas del Ministerio de Producción de la Provincia de Jujuy, favoreciendo un enfoque de sostenibilidad para las actividad productiva de las familias campesinas e indígenas de Jujuy, promoviendo el arraigo en el territorio, la conservación de los recursos naturales, el rescate cultural, la soberanía alimentaria y la equidad de género.

Hugo Iza, Coordinador Provincial de Plan, señala: “el Plan de Agricultura Familiar es parte de la política pública del Gobierno Provincial, con gran participación de las OCB, que por su intermedio, se logró identificar e integrar a un sector de productores en una provincia donde conforman una gran mayoría y, al mismo tiempo, se supo producir instrumentos que facilitaron el abordaje de problemas productivos, sociales y ambientales en el territorio que ellos habitan”.

En el bienio 2012-2013, el Plan se consolidó como una herramienta importante para la política sectorial del Estado Provincial. A través del PRODEAF se financiaron 53 proyectos que involucran a 996 familias campesinas e indígenas. El proyecto incorporó el uso de instrumentos financieros específicos y de Fondos Rotatorios, con componentes de “Créditos” y “Subsidios” en los cuales el PRODEAF aportó finaciamiento por $ 4.897.167 (un 69% del total), y las familias beneficiarias aportaron $2.163.14 (un 31% del total) bajo la modalidad de cofinanciamiento en dinero y en especie. Esta dinámica tuvo un gran desempeño, exhibiendo un porcentaje de recupero de los créditos superior al 70%.

Los fondos se utilizaron de este modo:

18% para infraestructura edilicia-viveros, centros de clasificación y acopio, refacción de talleres y salas de empaque;

15% para la compra de insumos agrícolas, ganaderos y forestales;

14% para infraestructura de cerramiento y potreros;

13% para compra de reproductores vacunos, camélidos y aves;

13% comercialización.

13% compra de maquinaria como deshidratadora, tractor, rastra, despalilladora de stevia, textiles y motobombas;

7% para infraestructura para captación, conducción y almacenamiento de agua; y

7% para infraestructura social, como cocinas, calefones y hornos ahorradores de leña

En palabras de Betty Flores, Mburuvicha Guazu de la Comunidad Aborigen Tata Iyipi, Yuto “Nosotros, los pueblos originarios y campesinos, necesitábamos tener la posibilidad de contar con apoyo para nuestro desarrollo, tal como lo hace el Plan de Agricultura Familiar”.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Argentina 
Ir a PNUD Global