Magdy Martínez-Solimán: Invertir en infraestructura sostenible y resiliente es un prerrequisito para lograr la Agenda 2030

05-feb-2018

Magdy Martínez Solimán participa del panel sobre Cambio Climático e Infraestructura Sostenible - Foto- PNUD Argentina/VG

Intervención de. Magdy Martínez-Soliman en el

T20 Argentina Inception Workshop: Vision & Strategies for 2018 Sesión plenaria: Acción Climática & Infraestructura para el Desarrollo

Es un placer participar en este panel el día de hoy.

Invertir en infraestructura sostenible y resiliente es un prerrequisito para lograr la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y para atender los impactos del cambio climático. Semejantes inversiones no sólo ayudarán a impulsar el crecimiento económico, aumentar la demanda, y crear empleos en el corto plazo, sino que serán los cimientos para un crecimiento de largo plazo y para un incremento en la resiliencia de nuestras sociedades respecto de los efectos negativos del clima y otros desastres.

La infraestructura y el capital físico siempre han sido una prioridad importante para los economistas del desarrollo, en tanto que los países para los que trabajaban tenían por lo general menos o menos desarrolladas infraestructuras y en todo caso adolecían de una excesiva concentración en zonas urbanas, aglomeraciones costeras y las regiones más ricas. Añadir infraestructura física ha sido una codiciada estrategia de desarrollo creadora de empleos, siempre y cuando las inversiones fluyan hacia infraestructura sostenible y resiliente. Sin embargo, la dificultad ha sido financiar tal infraestructura -con integridad para con el monedero público- así como manejarla y mantenerla. Los ejemplos provenientes no sólo de la cooperación para el desarrollo más tradicional sino también de la más reciente cooperación sur-sur incluyen aspectos tales como el financiamiento, la ingeniería y el material como resultados tangibles de la cooperación para el desarrollo.

Mientras la necesidad de infraestructura a nivel global es significativa, no se puede hablar de escasez de capital si uno se atiene a la cantidad total de activos financieros que a nivel global ronda los 300 trillones de dólares.

En este contexto, damos la bienvenida a la prioridad de la Presidencia argentina del G20 en torno a la movilización de recursos privados para reducir las necesidades globales en infraestructura.

Como lo reconoce la Presidencia del G20, actualmente el sistema financiero global no está canalizando ahorros hacia las inversiones requeridas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las acciones para atender los efectos del cambio climático, incluyendo infraestructura sostenible y resiliente.

Por ejemplo, instituciones inversoras internacionales con depósitos de largo plazo disponen hoy en día de alrededor de 80 trillones de dólares de fondos que se podrían usar a corto plazo para financiar las medidas que requiere el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Con todo, el mayor fondo de retiro, por ejemplo, sólo invierte 3 por ciento de sus activos globales en infraestructura y aún menos en países en desarrollo.

En la actualidad, gran parte de la inversión se enfoca excesivamente en el corto plazo a causa de los incentivos del sistema financiero. Sin embargo, la inversión orientada al desarrollo sostenible requiere un horizonte más amplio que tome en cuenta riesgos de largo plazo, tales como los asociados con el cambio climático.

El sistema financiero necesita ser reorientado para atender esta brecha. Los gobiernos juegan un papel importante para crear los incentivos que alineen las finanzas privadas con las prioridades del desarrollo sostenible. Esto puede hacerse a través de subsidios o garantías, así como a través de políticas, instituciones y marcos legales y regulatorios reforzados.

Coincidimos con la Presidencia del G20 en que considerar el desarrollo de infraestructura como una nueva clase de activo es una avenida prometedora para canalizar los ahorros de hoy hacia inversiones de largo plazo en apoyo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

También necesitamos asegurar que un incremento en la inversión nueva no será destinado a un número limitado de países o sectores. Nuestros esfuerzos deben enfocarse en los países más pobres y en los miembros más pobres de nuestras sociedades.

En este sentido también damos la bienvenida al Pacto del G20 con África como un paso en la dirección correcta. Una mayor participación del sector privado será clave para su éxito.

Eventos climáticos tales como los huracanes María e Irma muestran cómo los desastres -y su creciente intensidad y frecuencia a causa del cambio climático- pueden echar por tierra lo avanzado en cuestiones de desarrollo. En el caso de varios pequeños Estados insulares en desarrollo hay que añadir el flagelo que representan los elevados niveles de deuda. Para esos países, mecanismos de financiación en condiciones favorables seguirán siendo críticos para reconstruir mejor y prevenir desastres futuros.

Como se discutió durante la COP23 y durante la Cumbre por un Mismo Planeta (One Planet Summit), se requieren más fondos -tanto públicos como privados- para adaptación y mitigación de cambio climático y esa financiación tiene que tomar en consideración los riesgos involucrados.

También resulta clave asegurarnos de que los instrumentos financieros que se usen para invertir en infraestructura sostenible y resiliente no exacerben otros riesgos tales como la inestabilidad macroeconómica o la presión de la deuda.

Por lo mismo, necesitamos enfoques más estratégicos y sistemáticos en el manejo de la deuda. En vez de respuestas ad-hoc para aliviar las presiones de la deuda tras una crisis, hay argumentos sólidos a favor de instrumentos que se adapten más rápidamente a los repentinos cambios de coyuntura tales como bonos indexados al PIB. Estos instrumentos podrían desencadenar ajustes automáticos al servicio de la deuda ayudando de esta manera a los países a manejar más eficazmente sus riesgos de crisis. Nos complace observar un interés creciente en el G20 para probar y escalar tales instrumentos.

En cuanto al manejo de riesgos en el sentido más amplio, el PNUD -y más allá, la ONU- han tenido como prioridad reducir los riesgos institucionales y de políticas a fin de promover inversión privada a largo plazo que ayude al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En el PNUD apoyamos a los gobiernos para reducir riesgos en sus políticas de energías renovables a través de marcos y mecanismos adecuados para atraer capitales a gran escala. En Uruguay, por ejemplo, el PNUD y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés) han apoyado al gobierno en el establecimiento de una legislación sobre productores independientes de energía en el sector eólico que se tradujo en la reducción de los riesgos de inversión.

En Camboya y Gambia, el PNUD ha introducido nuevas alianzas para equilibrar riesgos y retornos sobre inversión y movilizar recursos del sector privado hacia energías renovables y la eficiencia energética en el sector industrial. Al movilizar fondos de renta variable, por ejemplo, no sólo se recaudan más recursos, sino que se genera confianza en los mecanismos de financiación.

Damos la bienvenida al lugar destacado que ocupa el llamado a escalar las energías renovables que hace el Plan de Acción sobre Clima y Energía para el Crecimiento adoptado por el G20 en Hamburgo. Sobre el incremento de energía limpia, hay tendencias muy alentadoras que podemos aprovechar. Por ejemplo, se espera que las nuevas plantas solares fotovoltaicas y las de energía eólica capten 72% de los 10,2 trillones de dólares previstos para inversiones globales en nueva generación de energía de aquí al año 2040.  

Los responsables de las políticas públicas también tienen que poner atención en dinámicas existentes de discriminación, así como atender adecuadamente consideraciones de género en el diseño, implementación y generación de empleo de proyectos de infraestructura. En el sector energético, la energía solar fotovoltaica es ya el primer empleador a nivel mundial (con 3,1 millones de empleos en 2016). Sin embargo, la proporción de mujeres en la fuerza laboral del sector solar es aún baja incluso en economías avanzadas (28% en EU, 26% en España, 24% en Alemania). Educación y oportunidades de capacitación para personal técnico e ingenieril deberían ser más incluyentes de las mujeres y los jóvenes, entre otras maneras de abordar la temática de género.  

Permítanme también subrayar que las alianzas son clave para encauzar capital hacia infraestructura sostenible y resiliente y hacia otro tipo de inversiones climáticas inteligentes.

PNUD se complace en ser uno de los miembros fundadores de la plataforma Invierte por el Clima (Invest4Climate), la cual busca incrementar los fondos para atender el cambio climático, o de la Plataforma para la Inversión en Cambio Climático (Climate Investment Platform), orientada a estimular las inversiones verdes alineadas con el Acuerdo de París.

A través de nuestra labor con el grupo de trabajo del Foro sobre Seguros para el Desarrollo (Insurance Development Forum) que copresidimos con BlackRock, estamos refinando los criterios para guiar las inversiones hacia infraestructuras resilientes -potencialmente abriendo nuevas clases de activos que ofrecerían nuevas oportunidades y posibilidades de diversificación para que los inversores encaucen sus recursos hacia las Contribuciones Nacionalmente Determinadas. Estamos buscando ser innovadores combinando fondos públicos con medidas que reduzcan las barreras institucionales o legales a la vez que generen confianza para el sector privado. Por ejemplo, tarifas o contratos por desempeño que incentiven las inversiones verdes y otras variedades de apalancamientos crediticios podrían destrabar trillones en inversiones para la gestión del agua y el manejo de residuos sólidos. Y estamos cada vez más enfocados en ayudar a los países socios a desarrollar planes de inversión para sectores críticos identificados en sus Contribuciones Nacionalmente Determinadas.

Estamos interesados en ampliar nuestra colaboración con todos nuestros socios en estas importantes temáticas.

Antes de terminar, quisiera subrayar que la infraestructura para nuevas tecnologías ambientalmente sostenibles, así como nueva tecnología que propicie la creación, mejora y mantenimiento de la infraestructura están a nuestro alcance y podrían ser un activo producido por una nueva generación de iniciativas para el desarrollo. A través de más y mejor financiación, transferencias de tecnología, y la creación de capital físico, tanto el sector público como el privado pueden jugar un papel importante en el incremento de la productividad de sectores económicos que se vean favorecidos por la nueva y más eficiente infraestructura y que de esta manera generen empleo.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe