Honrar las lecciones del siglo XX, para no caer en la intolerancia

26-ene-2017

U N I T E D   N A T I O N S                                       N A T I O N S   U N I E S

 

EL SECRETARIO GENERAL

 

MENSAJE CON MOTIVO DEL DÍA INTERNACIONAL DE CONMEMORACIÓN

DE LAS VÍCTIMAS DEL HOLOCAUSTO

27 de enero de 2017

 

          Hoy honramos a las víctimas del Holocausto, una tragedia sin parangón en la historia de la humanidad. El mundo tiene el deber de recordar que el Holocausto fue un intento sistemático de eliminar al pueblo judío y a muchas otras personas.

          Sería un peligroso error pensar que el Holocausto fue un simple producto de la locura de un grupo de criminales nazis. Más bien todo lo contrario, el Holocausto fue la culminación de milenios de odio, culpabilización y discriminación de los judíos, lo que ahora llamamos antisemitismo.

          Por desgracia, y en contra de nuestro propósito, el antiantisemitismo sigue proliferando. También estamos viviendo un aumento muy preocupante del extremismo, la xenofobia, el racismo y el odio dirigido contra los musulmanes. La irracionalidad y la intolerancia están de regreso.

          Esto va totalmente en contra de los valores universales consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de Derechos Humanos.

          Nunca podremos permanecer callados o indiferentes ante el sufrimiento humano.

          Siempre debemos defender a los vulnerables y llevar a los verdugos ante la justicia.

          Y como se pone de relieve con el tema de la conmemoración de este año, un futuro mejor depende de la educación.

          Después de los horrores del siglo XX, no debería darse cabida a la intolerancia en el siglo XXI. Les puedo asegurar que, como Secretario General de las Naciones Unidas, estaré en la vanguardia de la batalla contra el antisemitismo y todas las demás formas de odio.

          Construyamos un futuro de dignidad e igualdad para todos, y honremos así a las víctimas del Holocausto, las cuales nunca permitiremos que caigan en el olvido.