Comienza la segunda etapa del ciclo de formación para la incorporación del enfoque de género en el ámbito legislativo

26-may-2017

Representantes del Consejo Nacional de Mujeres y PNUD en la apertura del primer curso destinado a asesores/as.

La capacitación forma parte de la iniciativa de "promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el ámbito legislativo" impulsada por el senado, a través de la Comisión de la Banca de la Mujer, la Dirección General de Programas de Investigación y el Programa de Gestión de Calidad y Extensión Parlamentaria, con apoyo del PNUD y el Consejo Nacional de Mujeres, presentada el 16 de marzo en el Salón Arturo Illia del Congreso de la Nación.

Buenos Aires, 26 de mayo de 2017- Concluida la primera etapa de formación de formadores, donde funcionarios/as de la Cámara de Diputados, la Dirección General de Comunicación del Senado, el Departamento Administrativo y representantes de los gremios ATE, UPCN, APL y APES, se formaron para ser capacitadores de sus pares en la incorporación del enfoque de género en el trabajo legislativo, se encuentra ya en marcha el primer curso destinado a asesores/as legislativos. 

Quienes participaron de la primera etapa complementarán su instrucción con su asistencia a un ciclo de cuatro cursos que se dictarán entre los meses de Mayo y Septiembre en el Centro de Capacitación DAS. El primer encuentro contó con la presencia de la Responsable del Programa de Gestión de Calidad y Extensión Parlamentaria Sandra Daniela Renzini, el director general de Programas de Investigación y Capacitación, Fernando Rocca, la Coordinara del Área de Género del PNUD Argentina, Andrea Balzano, y la Directora de Asistencia Técnica del Consejo Nacional de Mujeres, Heidi Marina Canzobre, quienes daban la bienvenida a los integrantes del primer curso de formación y destacaban la necesidad de incluir la perspectiva de género en los diferentes espacios de infidencia pública.

Renzini, delineó las cuestiones operativas del curso, destacando su carácter de obligatoriedad para al menos un representante de cada despacho. Por su parte, Rocca pidió de los asistentes un “compromiso real para que la temática de género quede integrada de forma transversal  en la casa”. En su turno, las representantes del PNUD y el CNM, agradecían la voluntad y la predisposición del senado por generar la inquietud de la formación y animaban a asesores/as a participar ampliamente en la actualización y la mejora de los contenidos, y propuesta de nuevas líneas de debate. 

Los cursos tienen como objetivo el fortalecimiento de las capacidades del personal del Honorable Senado de la Nación para la incorporación del enfoque de género en el trabajo legislativo en Argentina. Sus contenidos se estructuran a partir de la “Guía práctica para la incorporación del enfoque de género en el trabajo legislativo” elaborada y publicada en el año 2011 por PNUD y ONU MUJERES, en conjunto con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el gobierno argentino a través del Consejo Nacional de las Mujeres (CNM). 

En la Argentina, la estrategia de transversalidad de género ha impulsado importantes avances en el marco legal para la igualdad entre mujeres y hombres y la creación de un entramado institucional que sustenta el desarrollo de políticas de igualdad. Nuestro país, fue el primero en aprobar, en el año 1991, un sistema de cuotas o cupos legales, con el objetivo de remover los obstáculos para el acceso de las mujeres al Poder Legislativo. Veinticinco años después, los resultados son innegables: el 37.5% de las bancas del Senado y el 35.6% de la Cámara de Diputados están integradas por mujeres; muy por encima de los promedios a nivel mundial (23.3%) y regional (28.1%). 

Sin embargo, más allá de la composición de nuestro congreso, la integración del enfoque de género en la labor legislativa es aún tarea pendiente. Superar estos desafíos y pasar de la teoría a la práctica requiere de múltiples responsabilidades complementarias para que las políticas de igualdad se conviertan en políticas de Estado. En palabras de Andrea Balzano, “este ciclo de cursos es un ejemplo interesante de cómo se puede promover la calidad y garantizar la sostenibilidad de una iniciativa, a través de una gestión efectiva de alianzas”. “La Comisión de la Banca de la Mujer del Senado tomó la iniciativa de profundizar la formación en género al interior del Senado, y comenzó a contactar a distintas áreas e instituciones para hacerlo posible” explicaba la funcionaria del PNUD y añadía que “hoy, luego de varios meses de planificación, ya ha comenzado un proceso de reflexión y capacitación en el que cada actor ha tenido un rol clave: la Comisión el de impulsar; el Programa de Gestión de Calidad y Extensión Parlamentaria, el de declararlo obligatorio y así garantizar la participación; la Dirección General de Programas de Investigación del Senado, el de realizar todas las gestiones logísticas y de organización para hacerlo posible; y el PNUD y el CNM el de garantizar la calidad de los contenidos, a través de la elaboración y dictado de los módulos de capacitación”.

Los cursos, organizados en cuatro módulos, brindan conceptos, información, sugerencias, experiencias e instrumentos prácticos clave para poner en práctica la estrategia de transversalidad de género en la labor legislativa. El equipo docente del primero está compuesto por Yamila Nadur (CNM) y Andrea Daverio (consultora PNUD), quienes ya formaron parte de las primeras experiencias de capacitación surgidas a raíz de la elaboración de la Guía.

El módulo I, “El sistema de género: conceptos”, presenta definiciones y referencias básicas para reconocer cómo la actual construcción social de género influye, en forma diferencial y desigual, en el acceso a los recursos y las oportunidades de desarrollo de varones y mujeres.

El módulo II, “Comenzar por casa”, se centra en la organización interna de los poderes legislativos desde la igualdad de género, y pone en discusión aspectos relativos a su estructura y cultura organizacional. Se trabajan contenidos como la división sexual del trabajo y el uso de un lenguaje incluyente.       

En el módulo III, “Legislar con estrategias, instrumentos y enfoque de género”, se presenta la estrategia de transversalización de género y su relevancia para la discusión, elaboración y evaluación de legislación y políticas públicas. Se brindarán las herramientas para su aplicación concreta. 

El módulo IV, “¿Cómo seguir avanzando?”, aborda temáticas fundamentales de la agenda legislativa para la igualdad de género y pone en debate cuestiones del mundo del trabajo y de la economía, la política y la toma de decisiones, y la problemática de la violencia contra las mujeres.  

La estrategia pedagógica propuesta busca, a partir de la reflexión de la práctica cotidiana de los y las integrantes de los cuerpos legislativos, su sensibilización y apropiación de los conceptos contenidos de la Guía práctica, así como del manejo de la Guía como herramienta de trabajo en la práctica legislativa. La consideración de la perspectiva de género en los procesos de elaboración de las leyes es una manera de resguardar los derechos y las responsabilidades de mujeres y hombres. Esto permitirá instalar y aumentar las acciones que tiendan a una mayor igualdad y equidad de género en la organización legislativa y en la toma de decisiones. 

La iniciativa ha tenido ya una amplia repercusión. “Hemos recibido consultas y pedidos para su réplica en distintos ámbitos y estamos avanzando para iniciar procesos similares con la Cámara de Diputados de la Nación y con el Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires” señalaba la Coordinadora del Área de Género del PNUD. 

Para más información referente a los contenidos de los módulos y del equipo docente de los cursos pueden acceder al progrma del ciclo de formación. 

Contact information

Virginia Garcia - virginia.garcia@undo.org

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe