Desafíos para Latinoamérica en su camino hacia la Agenda 2030

21-abr-2017

René Mauricio Valdés, CR ONU//RR PNUD en Argentina dio el discuros de cierre en el evento organizado por The Guardian con apoyo del PNUD. Foto: PNUDArgentina/VGLatinoamérica y el Caribe

El problema del agua y las inundaciones severas en Latinoamérica han expuesto los puntos débiles en el progreso hacia los objetivos de desarrollo sostenible, dicen figuras líderes.

La noticia del fallecimiento de más de 200 personas durante las inundaciones y deslaves en Colombia formó el sombrío trasfondo de una mesa de discusión sobre la crisis del agua en Latinoamérica, que fue organizado por The Guardian con apoyo del PNUD,  el 4 de abril en Buenos Aires, Argentina.

Las inundaciones en Colombia y Perú han expuesto los puntos débiles en la capacidad de respuesta ante las emergencias en la región. “Estamos viendo un doble agravante: por un lado el cambio climático, que impacta la manera en que gestionamos el agua, y por otro, la falta de planeación para responder ante los cambios medioambientales,” comentó Emily Farnworth, jefa de iniciativas climáticas en el Foro Económico Mundial.

A pesar de que Latinoamérica cuenta con un tercio de los recursos de agua dulce del mundo, 30 millones de personas en la región no cuentan con acceso al agua potable y 100 millones aún no tienen acceso al saneamiento. El problema no es el suministro, sino la gestión, comentó la periodista afincada en Colombia, Sibylla Brodzinsky, quien moderó el evento Mantener el ímpetu para los ODS – Latinoamérica.

La crisis del agua es un problema institucional, debido a que durante mucho tiempo no se les ha dado prioridad a los trabajos de infraestructura, en particular las tuberías subterráneas de agua, dijo Pablo Bereciartua, Subsecretario de Recursos Hídricos en el Ministerio del Interior en Argentina. El Plan Nacional del Agua del gobierno tiene como objetivo alinear sus políticas con los objetivos de desarrollo sostenible, dijo el ministro, y agregó: “Argentina tiene un déficit histórico en inversión y planeación en el campo del agua, que este gobierno se ha propuesto resolver”.

Para abordar el problema de la gestión del agua, Gustavo Saltiel, del Banco Mundial, dijo que debería haber más inversión en las instituciones que trabajan en la provisión del agua potable, y la vuelven sostenible. “El estado es el mayor financiador aquí en Argentina y en todo el mundo, pero también se requiere inversión privada,” dijo, y agregó que no se refería a la privatización de los servicios de agua. En vez de esto, Saltiel propuso un pequeño porcentaje de inversión privada como complemento a la inversión del estado. “El problema es que no hay proyectos, no hay planes, no hay seguridad … de modo que necesitamos contar con inversión privada: 90% del gobierno o estado; 10% de los inversionistas.”

Germán Guillermo Pennimpede, director legal y corporativo en Coca Cola en Femsa de Argentina, agregó que no sólo se trataba de la calidad de las instituciones: “La crisis del agua no se resolverá con arrojarle dinero. Se requiere un esfuerzo conjunto. La educación de la sociedad civil es fundamental para el éxito a largo plazo.”

Los participantes estuvieron de acuerdo en que la participación de la comunidad es vital para cumplir con los ODS. Cuando se trata de proteger la salud de las poblaciones a través de Latinoamérica, en particular en contra de los virus como Zika, las personas necesitan hacerse responsables para proteger a su comunidad, dijo Romina Libster, investigadora de Fundación Infant y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. “Vacunarse no es sólo un derecho, es una responsabilidad,” dijo. “Cuando lleguen las pandemias no habrá fronteras ni nacionalidades.”

La educación también es vital para la mejora de la igualdad de género agregó María José Lubertino, abogada y profesora en la Universidad de Buenos Aires. “Si hubiera más educación sexual para niños y niñas habría menos casos de violencia de género en la región.”

Latinoamérica sufre uno de los peores índices de feminicidio del mundo, algo que Lubertino enfatizó en su discurso inaugural. También habló del poder del activismo civil: el movimiento de protesta#NiUnaMás se ha extendido desde Argentina hacia el resto de la región.

Lubertino subrayó la importancia de incrementar el número de mujeres en puestos de trabajo de alto poder. “Una sola mujer no será capaz de cambiar las políticas. Los cambios ocurren cuando hay más mujeres,” dijo. “Si las mujeres no están en un plano de igualdad en los puestos donde se toman las decisiones, si no estamos al 50/50 en los niveles más altos, será más difícil tener más igualdad en las decisiones diarias.”

Eric Parrado, Superintendente de Bancos e Instituciones Financieras de Chile, subrayó la necesidad de la paridad de género en su discusión sobre inclusión financiera. En el sistema bancario chileno, hay “siete mujeres en 129 puestos del consejo, cuando en Chile las mujeres conforman el 52% de la población”. Parrado cuestionó si esto constituye un “sesgo inconsciente en contra de las mujeres” o simplemente una discriminación flagrante.

Fue especialmente pertinente que estas discusiones se llevaran a cabo en el día de la equidad salarial – la fecha que muestra aproximadamente qué tantos días adicionales en el año necesitarían trabajar las mujeres para ganar lo mismo que ganaron los hombres en 2016. Mientras que la región ha tenido importantes avances en el campo de la igualdad de género y el dar empleo a más mujeres, la brecha salarial de género aún persiste. En los países latinoamericanos, los hombres profesionales ganan hasta el 17% más que las mujeres. Parrado hizo un llamado a un esfuerzo conjunto para abordar la desigualdad de género: “Todos pueden contribuir a cerrar la brecha de género – incluso una autoridad bancaria.”

Parrado habló de la importancia de la recolección de datos para comprender la brecha salarial de género y educar a las personas sobre este problema, para que por lo menos vean que fue un problema visible en toda la región. También hizo un llamado al cambio drástico. “Si seguimos el programa actual para cerrar la brecha de género tomará 170 años. Yo no quiero esperar 170 años. Quiero llegar a la meta de 2030, así que todos debemos contribuir, especialmente los hombres.”

Ampliando la discusión sobre la inclusión financiera, Brian Forde, director del área de moneda digital en MIT Media Lab, habló sobre el poder de bitcoin. Dijo que las naciones en vías de desarrollo “comprenden el poder de esta tecnología y cómo podría fortalecer parte de la infraestructura más débil que tienen, ya sea gobierno o finanzas,” y que “la adopción del bitcoin llegará por medio del mundo en vías de desarrollo, y no del mundo desarrollado”.

Para cerrar el evento, René Mauricio Valdés de UNDP, proporcionó un reporte sobre la implementación de los ODGs en Latinoamérica y el Caribe. Dijo que “fue una de las regiones que tuvo más avances en cuanto a lograr los objetivos de desarrollo del milenio”, de modo que “la primera tarea es proteger y evitar la degradación de los objetivos alcanzados – hemos tenido avances, no hemos comenzado de cero”. Y sin embargo, a pesar de este progreso, como fue descrito en las discusiones de la crisis del agua y la inequidad de género, “las mejoras que vimos en muchas áreas comenzaron a desacelerarse”, dijo Valdés.

Apuntó que han habido muchos avances en la diseminación del conocimiento sobre las metas a lo largo de la región, y que “se han realizado muchos esfuerzos a lo largo de los países en esta dirección para crear una institucionalidad, una que pueda tener una visión integral de la agenda”. Esta visión debe reconocer la relación intrínseca entre las economías y las problemáticas sociales y medioambientales. Al final, “no dejar a nadie atrás”, el objetivo global de la agenda 2030, es “la búsqueda completa del respeto de los derechos humanos”, dijo Valdés.

 

 

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe