Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible: hacía una nueva visión de la educación

26-ene-2017

Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos. Foto: PNUD Argentina/VG

En el mundo se han obtenido logros destacables en materia de educación desde el año 2000, cuando se fijaron los seis objetivos de la Educación para Todos (EPT) y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). No obstante, esos objetivos no se alcanzaron en el plazo fijado. Con el Marco de Acción Educación 2030, aprobado el 4 de noviembre de 2015 en París tras un proceso colectivo de consultas impulsado por los Estados Miembro con el apoyo de organismos de las Naciones Unidas, organismos multilaterales, la sociedad civil y entidades privadas, se establecía una agenda de educación universal más ambiciosa para el periodo de 2015 a 2030.

El renovado interés por el propósito y la pertinencia de la educación en favor del desarrollo humano y la sostenibilidad económica, social y ambiental, es uno de los rasgos definitorios de la nueva Agenda 2030. “En nuestro mundo, el conocimiento es poder, y la educación empodera. La educación es una parte indispensable de la ecuación del desarrollo, y tiene un valor intrínseco -que va mucho más allá de la dimensión económica- para brindar a las personas la capacidad de decidir su propio destino. Por eso, la oportunidad de recibir educación es clave para el desarrollo humano” apuntaba la administradora del PNUD, Helen Clark, en la Declaración de Incheon aprobada en el Foro Mundial sobre la Educación de mayo de 2015 en la República de Corea.

El Marco de Acción Educación 2030 indica la manera de llevar a la práctica el compromiso adquirido en favor del Objetivo de Desarrollo Sostenible relativo a la educación y sus 10 metas conexas, y ofrece a los países y sus asociados orientación relativa al ODS 4-Educación 2030 con miras a garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad, y oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos. Además, plantea posibles estrategias que podrían servir de base a los países para elaborar planes y estrategias contextualizados, tomando en consideración las distintas realidades, capacidades y niveles de desarrollo de los países y respetando las políticas y prioridades nacionales.

América Latina y el Caribe: foco en al calidad de la educación y el aprendizaje

La calidad de la educación y el aprendizaje es una preocupación seria para América Latina y el Caribe. Con el objetivo de lograr una visión común de la educación y generar estrategias y políticas que ayuden a poner en acción la Agenda de Educación 2030, los ministros de Educación de América Latina y el Caribe se reunían, los días 24 y 25 de enero de 2017 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para instar a las autoridades de la región a impulsar el sector educativo como una vía para alcanzar el desarrollo y lograr una mejor vida para todos. “Que todos sepan que la educación nos une”, con estas palabras inauguraba el ministro de Educación y Deportes de Argentina, Esteban Bullrich, la reunión regional “E2030: Educación y habilidades para el siglo XXI” organizada conjuntamente por la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago) y el Ministerio de Educación y Deportes de la República Argentina.

La adopción de una Declaración por parte de los Ministros basada en un esfuerzo concertado para lograr el ODS4-E2030 en la región, considerando sus medios de implementación, instrumentos técnicos de apoyo y mecanismos de seguimiento, y la elaboración de una hoja de ruta consensuada para implementar la E2030 que responda a la situación socioeconómica de la región y a las expectativas educativas, son los resultados que se esperan conseguir de este espacio de diálogo. Todos los consensos se recogerán en la Declaración de Buenos Aires, acordada y firmada el miércoles 25 de enero.