2017 Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo

10-ene-2017

Logo del Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo - Diseño Ganador del Concurso organizado por la OMT.

Turismo y ambiente, una relación difícil pero no imposible

Además de su crecimiento constante y dinámico, otra razón para prestar una atención especial al turismo en el contexto de la política ambiental, es la relación compleja que existe entre esta actividad y su impacto en el ambiente. Contrariamente a la mayoría de otras actividades económicas, la fortaleza del turismo depende, en gran medida, de la salud del ambiente; dado que un entorno de calidad es un ingrediente fundamental del producto turístico.

Desde esta perspectiva, el turismo puede y debe convertirse en un aliado del ambiente en el que se desarrolla; en una fuerza económica y política de apoyo que asegure la conservación de los espacios y medios que utiliza; así como en un elemento coadyuvante de regulación y control de su propia actividad que tiende a la depredación.

Durante mucho tiempo, ni los interesados en la preservación del ambiente se ocuparon del turismo, ni el turismo se preocupó por el ambiente, convirtiéndose así en mundos que transcurrían en sus propias órbitas. Sin embargo, en las últimas décadas, las amenazas desde el punto de vista ambiental, la posibilidad de que éstas se multiplicaran, sumadas a una percepción cercana de la destrucción de recursos fundamentales para el producto turístico, hicieron que estos mundos confluyeran hacia objetivos comunes, vinculación que actualmente se encuentra en pleno desarrollo.

A esto se debe que, en los últimos 15 años, el turismo haya pasado a formar parte de la agenda de la sustentabilidad, sea cual fuere el foro o la reunión de que se trate; y como complemento esencial, la sustentabilidad es, a su turno, una referencia cada vez más ineludible del sector turístico, internacional y local, público y privado.

Principales impactos del turismo

Las actividades que realizan los turistas, durante sus desplazamientos, generan una serie de repercusiones positivas y negativas en los lugares que visitan, conocidos como impactos del turismo en la economía, la sociedad y la cultura local, y en consecuencia en el ambiente.

Paradójicamente, existe una relación muy ya que la actividad ocasiona impactos negativos en el medio ambiente, aunque también los cambios en el ambiente afectan en gran medida al turismo.

Esta situación nos convoca a analizar los problemas singulares que se producen, para tratar de encontrar las soluciones adecuadas.
Algunos de los efectos negativos son de carácter global, puesto que afectan a todo el planeta, mientras que otros son cuestiones ambientales más específicas. Una brevisima lista permite visualizar algunos de ellos :

Impactos positivos del turismo

  • Valorización de los recursos naturales y culturales.
  • Aumento en la conciencia sobre la calidad ambiental.
  • Desarrollo local.
  • Creación de empleos.

Impactos negativos del turismo

  • Pérdida de biodiversidad.
  • Generación de residuos.
  • Consumo de agua.
  • Consumo de energía.


La contaminación atmosférica, por el incremento en el transporte aéreo, afecta la capa de ozono y por ende, incide en el cambio climático, que perjudica a la actividad turística. La construcción de infraestructura y facilidades recreativas, la práctica no controlada de actividades deportivas o de aventura, perturban el entorno natural, dañando la calidad del suelo, generando erosión, deforestación y deteriorando el paisaje.

El uso intensivo de áreas naturales puede degradarlas, desestabilizando su habilidad para afrontar desastres naturales y agudizando la pérdida de la biodiversidad, que está llevando a la extinción a numerosos ejemplares de flora y fauna. Asimismo, la sobreutilización de re-cursos escasos como el agua potable y la energía, el aumento creciente de los deshechos sólidos y las aguas residuales producidas por los visitantes, son otros de los efectos negativos de la actividad.

Pero también podemos destacar los impactos positivos del turismo en el ambiente. El turismo proporciona una fuente directa de ingresos para la conservación, a partir de la valoración de los recursos naturales y culturales; colabora en el desarrollo de las comunidades locales, aportando beneficios económicos derivados de la prestación de servicios, como gastronomía, alojamiento, guías turísticos y venta de artesanías; aumenta la concientización, tanto en los visitantes como en los pobladores locales, sobre la necesidad de preservar la calidad ambiental y sus valores sociales, culturales y económicos.

- Extracto de "Estrategia para el Turismo Sustentable".