Argentina en breve

Introducción

Diversidad natural

En el extremo Sur del continente americano se encuentra la República Argentina, tal es la denominación oficial que el país recibe en la Constitución Nacional, sancionada en 1853. El territorio argentino posee un paisaje variado, en el que conviven campos de hielos y zonas áridas, se alternan relieves montañosos con mesetas o llanuras, se comunican cursos fluviales o áreas lacustres con la amplitud oceánica, y la vegetación esteparia no opaca el escenario de bosques y selvas.En el país encontramos cuatro tipos de clima (cálido, templado, árido y frío) cuyas variaciones están determinadas por la extensión del territorio y los accidentes del relieve. Limita al norte con las Repúblicas de Bolivia y del Paraguay; al sur limita con la República de Chile y el Océano Atlántico; al este limita con la República Federativa del Brasil, República Oriental del Uruguay y el Océano Atlántico; y al oeste con la República de Chile. La Antártida Argentina esta comprendida entre los meridianos 25° y 74° de Longitud Oeste, al sur del paralelo 60° Sur.

Historia

Colonización y conquista

En 1536, Don Pedro de Mendoza, navegante y explorador español, fundó Santa María de los Buenos Ayres, la primera ciudad argentina. La miseria y el hambre doblegaron a Mendoza y Buenos Aires quedó despoblada hasta su segunda fundación por otro comisionado de la Corona Española, Don Juan de Garay, en 1580. Diversas corrientes conquistadoras españolas provenientes de otros territorios latinoamericanos, fueron la encargadas de fundar y poblar las ciudades y regiones del país.

La etapa colonial

Lo que hoy es territorio nacional de la República Argentina, perteneció al virreinato del Perú hasta que en 1776, el rey Carlos III, creó el Virreinato del Río de la Plata. La capital, Buenos Aires, se convirtió en un gran puerto comercial y se incrementó notablemente la exportación de cueros, tasajo y de la plata proveniente de las minas del Potosí. En 1806 y 1807 se produjeron dos invasiones inglesas, que fueron rechazadas por el pueblo de Buenos Aires, alistado en milicias de criollos y españoles.

La revolución

Las invasiones inglesas demostraron que España, seriamente debilitada, no podía abastecer ni defender a sus colonias. La ocupación de España por Napoleón, la captura del Rey Carlos IV y su hijo Fernando VII y la caída de la Junta Central de Sevilla decidieron a los criollos a actuar. El 25 de mayo de 1810 se formó la Primera Junta de gobierno, que puso fin al período virreinal.

Logros

Argentina es un país con tres premios Nobel de ciencias y dos de la paz; renombradas figuras de la cultura y el deporte; una geografía extensa y variada con centros urbanos cosmopolitas, una combinación de culturas y religiones, estructuras agroindustirales, industriales y de servicios diversificadas, una sociedad civil demandante y con alta capacidad de movilización, y más de un cuarto de siglo de democracia.

Durante gran parte del siglo XX, Argentina se destacó por ser en la región la sociedad más igualitaria y con más movilidad social, lo que la transformó en destino para inmigrantes de los países limítrofes, Europa y Oriente Medio.
En América Latina fue reconcida por la calidad de sus sistemas de salud y educativo, y su PIB per cápita era el más alto de la región. Entre sus logros recientes más importantes, se encuentra su acelerada recuperación económica y social luego de la profunda crisis de 2001-2002, doblemente significativa al darse en el contexto de un mundo que cambia aceleradamente y es afectado por una crisis financiera global con serias ramificaciones.

Desafíos

ARG UNDP faro2

Sin embargo, existe otra Argentina que se manifiesta en la disparidad económica regional, en niveles decrecientes de desigualdad en la distribución del ingreso, pero aún elevados para sus estándares históricos; circuitos educativos y de salud de diferente calidad, y un preocupante crecimiento de la segregación residencial.

En las últimas décadas su desempeño promedio no estuvo a la altura de las potencialidades del país. La interacción virtuosa entre salud, educación y crecimiento económico se fue debilitando, y ello resintió el desarrollo humano de Argentina. Aún así, las proyecciones a futuro muestran escenarios en los que con moderados pero sistemáticos incrementos en la productividad global del país, el ingreso per cápita de Argentina podría aumentar significativamente.