Al ser parte de la región con las desigualdades más profundas del planeta, Argentina se encuentra en una posición única para influir en las decisiones de los países miembros. Foto: G-20Argentina

Por Gabriel Bottino y Maria Eugenia Oviedo, PNUD Argentina.

 

Desde el Sur Global, Argentina encabeza con éxito el grupo de los 20 países más desarrollados del mundo. El país está apuntalando el logro de los bienes públicos globales. Construyendo consenso, buscando la equidad social y promoviendo la sostenibilidad. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se convirtió en un instrumento clave para apoyar este proceso y avanzar en la agenda de desarrollo global. El compromiso argentino con los Objetivos de Desarrollo Sostenible se reflejó en todas las dimensiones del proceso del G20.

Argentina se encuentra en una posición única para influir en las decisiones de los países miembros. Al ser parte de la región con las desigualdades más profundas del planeta, que sufre una degradación ambiental irreversible y que ha encontrado obstáculos para encontrar soluciones comunes a los problemas regionales sus propuestas tienen una legitimidad y una fuerza distintiva con respecto al resto de los miembros del Grupo. En consecuencia, el logro de los compromisos emergentes del G20 también presentes en la Agenda 2030 tendrá un impacto inmediato en el país y en la región.

La construcción de consenso ha sido la estrategia principal adoptada por Argentina en los diferentes grupos de trabajo, convencida del valor de la integración y el multilateralismo como los únicos mecanismos posibles para lograr colectivamente objetivos compartidos. En el mundo de hoy, donde los principales actores del sistema internacional toman posiciones cada vez más aislacionistas y unilaterales, los esfuerzos para promover agendas compartidas son cada vez más necesarios. En ese sentido, Argentina dio un paso más e invitó a otros países que no pertenecen al G20 (principalmente de América Latina) a participar en las discusiones para configurar las perspectivas regionales con el espíritu de construir nuevos puentes en todo el mundo.

Argentina puso la equidad en la vanguardia de la agenda del G20, reconociendo que si bien la globalización ha sido la piedra angular del crecimiento económico en las últimas décadas, sus beneficios no se han compartido de manera equitativa entre la mayoría de la población y con la convicción de que la historia siempre ha demostrado que los acuerdos No son percibidos como justos por todos están condenados al fracaso. Es por eso que el G20 debe buscar resultados que todos sus miembros perciban como equitativos.

Argentina, enfocada en la sostenibilidad entendida como un enfoque multidimensional para el logro de objetivos ambientales, económicos y sociales, promovió la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible en múltiples instancias. Por primera vez, el G20 reconoció que la movilización de fondos sostenibles y el fortalecimiento de la inclusión financiera están estrechamente relacionados con el crecimiento económico mundial (Comunicado Final de los Ministros de Finanzas y Gobernadores de los Bancos Centrales, 22 de julio).

Asimismo, Argentina promovió avances en la agenda climática al crear el Grupo de Trabajo sobre Sostenibilidad del Clima y Transiciones Energéticas, reconociendo que el Acuerdo de París sobre el cambio climático es el principal instrumento global que determina objetivos concretos para combatir el cambio climático y reducir el aumento global de la temperatura atmosférica. Finalmente, numerosos documentos finales del G20 se refieren explícitamente a la importancia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con el trabajo, la educación, la salud y la economía digital, entre otros.

Con el objetivo de respaldar el logro de los SDG, el PNUD tuvo el honor de contribuir con el ejercicio técnico al proceso del G20 este año al ayudar a preparar la “Actualización de Buenos Aires” sobre el Plan de Acción de Hangzhou para continuar promoviendo la coherencia de políticas entre los países miembros y aumentar los esfuerzos para implementar la Agenda 2030, actualizando la Plataforma Global del G20 sobre Negocios Inclusivos (GPIB) promovida por el PNUD y el Banco Mundial, preparando los criterios de elegibilidad de negocios Inclusivos que permitirán a los inversionistas privados y gobiernos identificar las iniciativas IIBB. También nos asociamos con el World Resource Institute y desarrollamos un documento sobre cómo los países del G20 pueden crear estrategias a largo plazo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Qué es el diálogo sin consenso? ¿Qué es el poder sin equidad? ¿Qué es desarrollo sin sustentabilidad? Estas son las tres preguntas formuladas por Argentina cuando asumió la Presidencia del G20 que, con suerte, encontrará respuestas acordadas con todos los miembros durante la Cumbre de Líderes. Mantener el impulso y la presencia de los principales desafíos de desarrollo es el próximo objetivo durante la presidencia de Japón para alcanzar el desarrollo inclusivo sin dejar a nadie atrás y reconocer que un futuro prometedor está en la creciente integración global.

Icon of SDG 17

PNUD En el mundo